no queda sino batirse...







jueves, 19 de abril de 2018

tempus fugit

hace un par de días, que con esto de causa y efecto de las lecturas lo venimos hablando con guille, mc, nilda, dana, y un montón más, entonces se condicionan las ideas, y revisé (y actualicé) una vieja cavilación (ni tan profunda ni tan minuciosa, vamos que ángeles se nos va a poner exigente con las palabras)

tengo cuarenta y seis años años (o cuarenta y siete?)
pronto cambio de década nuevamente (si el destino lo permite).
ya hice la crisis de los cuarenta (y la de los treinta, y la de los veinte, y la de los diez....)
y estoy cómodo con esta persona que soy.
funciono bien.
no tengo problemas de salud.
no estoy preocupado por la calvicie, la asumí a los veinte años.
ni por mi estado físico, estoy peor que a los treinta y pico pero mejor que a los quince...  y asumí que no voy a tener abdominales de tabla de lavar, sino mas bien abominables,  y que esos flotadorcitos están para quedarse.
tampoco me complica mi chuequera, nací asi y estoy acostumbrado, como a esas extrañas costillas que se asoman como si dios no hubiera usado la mía para hacer a eva.
no me preocupa tampoco que los pelos que cayeron de mi cabeza se hayan pegado en mis hombros, pecho y espalda. (hay quien dice que es por la testosterona, pero tampoco es que tenga tanta, paz!)
las patas de gallo reflejan las risas y las lágrimas de lo que vivimos, no se van a ir.
todo eso no me preocupa porque por alguna extraña razón las sigo convenciendo.
será que faltan payasos en el mundo?
y porque tengo un ego que tapa cualquier agujero.
lo que me preocupa un poco es el tiempo.
el tiempo como dimensión.
manejo hace años la teoría de que el tiempo real es inversamente proporcional al tiempo vivido.
se acuerdan cuando de niños miraban por la ventana en una tarde lluviosa?
cuánto duraba esa tarde?
cuánto dura hoy?
cuanto durará dentro de diez o veinte años?
tempus fugit.
debemos dedicar mas tiempo a nosotros, a disfrutar, a hacer lo que nos gusta.
dedicar mas tiempo a los que queremos, y demostrarlo, con hechos y con palabras que lo afirmen.
dedicarle tiempo a los amigos, a los vínculos, a los que podrían serlo.
a ser.


 

salú!
y buena vida...
f

ps: todo eso debería contar para los veinte, para los treinta o para los ochenta.
     nunca sabés si la parca te espera a la vuelta de la esquina.

psii: no voy a decir que la boca se me haga  a un lado, porque como me dijo don deta una vez, voy a quedar torcido (un poco más)

14 comentarios:

  1. tempus fugit.. y perderlo es la unica forma de encontrarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por supuesto!
      como en tantas cosas, perderse es encontrarse...
      pero con el tiempo, perderlo con ganas y con empeño
      o mejor aún...
      gastarlo!

      Eliminar
  2. Y las vacaciones de verano eran eternas.

    Yo tengo bien claro que al día hay que exprimirlo y disfrutarlo, eso sí, después muero de sueño. Y encima me pinta el insomnio. Pero bueno, todo no se puede, che.

    Oh, acabo de darme cuenta de que estamos por entrar en el top five de la elegancia! Vamos que con suerte llegamos.

    Pd: Usted es un estratega no un payaso. Jaja.

    Buen post, f.

    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tres meses!!!
      yo lo que haría es aprovechar el imsomnio!!
      :P

      of course, darling!
      (toma mi mano y bailemos este vals...)

      (a la pd: al menos lo intento... jajaja)

      Eliminar
  3. Esa es la actitud!!
    Y no te quites años, eh? :P
    Besos, f.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no me los quito, rebelde!
      quizás el orden de las palabras debería haber sido cuarenta y seis, cuarenta y siete?
      es que realmente me da pereza calcularlos, y al final uno mas, uno menos...
      solo importa si lo gastamos bien!
      beso!

      Eliminar
  4. "las patas de gallo reflejan las risas y las lágrimas de lo que vivimos, no se van a ir" Qué gran linea f. creo que te la tomaré prestada. Por todo lo demás, bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. también suelo decir que ganamos en elegancia!
      jajaja
      abrazo

      Eliminar
  5. La vida es la suma de momentos. Cuantos mas momentos gozosos coloquemos en nuestros días, mejor será.

    Ya sabes la frase; "No voy a esperar al viernes para disfrutar. No voy a esperar a las vacaciones para disfrutar, no voy a esperar toda la vida para ser feliz".

    Ahora, aquí, ya.

    Cada día sirve, y dentro de cada día, cada hora.
    Es lo mismo si es lunes o sábado. Enero o Junio. A los treinta o a los cincuenta.

    Y si, cada uno somos como somos y recomendable es aceptar eso.
    Y si, existe esa extraña razón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si me gustara el fútbol como a los "normales" de mi tierra, te diría que "te quiero en mi equipo".
      se que lo sabrás traducir.

      Eliminar
  6. Dedicarle tiempo a lo que uno le gusta, si señor!
    Cuando hago eso dejo de pensar en el tiempo, y disfruto, como cuando niño.
    Yo creo que fue eterno el ser niño y salir a jugar a la calle. Un verano duraba un verano pero en serio, no como los de ahora que un verano es un par de tardes en la pileta y el resto rutina.

    Abrazo y Salú canejo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vos pensá en esa ecuación frodo.
      abrazo!

      Eliminar
  7. No sé Ángeles, pero yo no tengo nada que objetar, ni a las palabras ni a las cavilaciones.
    Tempus fugit, así que carpe diem ;)

    ResponderEliminar