no queda sino batirse...







martes, 6 de marzo de 2018

siesta sin siesta

- me encanta sentir tu mano ahí, - me decías - me siento protegida.

- me encanta poner mi mano ahí, - era siempre mi respuesta - te siento viva.

cómo explicar esa sensación?
mi mano ahuecada sobre tu pubis,
así, sintiendo esa piel tan suave,
húmeda aún,
las yemas de mis dedos moviéndose suave
(ambos sabemos que no te busco todavía)
acariciándote en un gesto instintivo.
el latido de tu desubicado corazón en las venas de mi muñeca.
mi otro brazo rodeando tu cuello,
con tu cabeza apoyada en él,
la otra mano tomando tu pecho,
tan perfecto, tan justo, como si estuviera esculpido exactamente para esa mano.
tan mío.
atrapándote (reteniéndote) entre ese brazo y mi pecho,
la piel de tu espalda,
el leve movimiento de tu respiración.
nuestras interminables charlas,
el olor de tu pelo en mi nariz.
tus nalgas pegadas a mi sexo cansado,
tus tobillos en el hueco de mi chuequera,
tus piernas en mis piernas.
ese calzar justos...

cómo extraño nuestras siestas sin siesta, flaquita...
cómo te extraño!



28 comentarios:

  1. aburrirse juntos.
    (cucharita que le dicen)

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. tanto mundo...
      tantos kilómetros...

      y sin embargo...
      "donde termina tu cuerpo y empieza el (mío) cielo
      no cabe ni un rayo de luz"

      Eliminar
    2. "Y no me importa contarte
      que ya perdí la mesura
      que ya colgué mi armadura en tu portal"

      ya que estamos:
      y que sea lo que sea.

      Eliminar
    3. que cosa con estos orientales...
      se van metiendo de a poquito...
      y vaya a saber donde terminan...

      Eliminar
  3. Me pido una siestas de esas.

    Tu has debido tener muchas (que no demasiadas) porque lo describes muy bien...creo recordar.

    ResponderEliminar
  4. Una sensación que no necesita explicación.
    Y es algo para extrañar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ni siquiera me la puedo explicar yo, demi...
      y cada vez que la pienso recorro con el pulgar la yema de mis dedos tratando de traerla de nuevo...

      Eliminar
  5. ¿No decían que las siestas eran malas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quién?
      quién????
      denme una espada!!!

      Eliminar
  6. Qué linda siesta. Creo que la habías contado, puede ser?

    Anda rondando la melancolía?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hermosa...
      nop. es nuevito nuevito el texto,
      salió ayer como una respuesta.
      un diálogo entre mails y blogs...
      una charla interesante, de esas que te van llevando por las ramas de la mente.

      Eliminar
    2. Sí, sí. Interesantes charlas.
      Es problema después es que se complica bajar de las ramas. Jaja

      Eliminar
    3. Hermoso texto, gracias por prestárnoslo.

      Eliminar
    4. sisi...
      ese es mi gran problema.
      nunca se donde está la penúltima estación...

      https://www.youtube.com/watch?v=gcINO7lOOa4

      Eliminar
    5. Mejor, para qué saber dónde hay que bajar?

      Buen tema.

      Eliminar
  7. mas allá del recuerdo romántico de la entrada, una que contenga como fin a Fito ya es una señora entrada je... saludos....

    ResponderEliminar
  8. y viste como es...
    empezás hablando de una cosa y terminás así...

    ResponderEliminar
  9. Un texto muy sensual, pero al final me queda un sabor triste, hay nostalgias que duelen, no sé si este será un caso.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo utilizaría la palabra saudade, humberto
      abrazo!

      Eliminar
  10. Lo que los sociólogos más perspicaces del mundo darían en llamar la No Siesta.

    Gran momento, gran
    Abrazo y que se repita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de una charla con esa frase salió este recuerdo...
      abrazo!

      Eliminar
  11. Tanta protección con tan poco.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a veces con tomar una mano alcanza...
      saludos josé

      Eliminar
  12. Las siestas sin siesta, es lo mejor que hay.

    ResponderEliminar
  13. No cabe duda, algunos textos, aun escritos a miles de kilómetros de donde se concebió una historia, puede teletransportarte. Cabe alguna duda de que todo en esta vida y todo arte está conectado. No lo creo.

    Abrazo f.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hace unos días te decía que algún texto tuyo me hizo recordar momentos personales.
      no hay casualidades.
      abrazo

      Eliminar