no queda sino batirse...







miércoles, 7 de febrero de 2018

amanecer

a las nueve de la noche se bajó del remís, un poco aparte del grupo reunido frente a la entrada de aquel hotel perdido en las afueras del pueblo.
única mujer en un par de kilómetros a la redonda pasó entre los viajantes que miraban su uniforme - o la silueta que se insinuaba debajo - mirando hacia otro lado.
puede que en el silencio se escuchara un: "me atiende, doctora?", o no. quizás solo causó curiosidad su solitaria llegada.
el esperaba aparte, no quería que la ansiedad provocada por la demora lo delatara. su sonrisa es demasiado evidente cuando se encuentran. los cables que los unen son casi tangibles.
ella se demoró en la entrada, había algún problema con la combi que la pasaría a buscar en la madrugada.
el se demoró en la cena, un proveedor con quien no podía quedar mal se empecinaba en sacarle información.


el amanecer la encontró sonriendo en la ruta. dando cabezazos - dice ella, o cabeceando - dice él. indecisa sobre si ir o no a trabajar.
la memoria de la noche pegada en la piel, las piernas doloridas, la imagen de un hasta luego, y de una sonrisa y de un beso a las cinco y media de la mañana.
la extraña satisfacción de verlo esperando a que la combi se perdiera de vista, soportando el frío de la madrugada, solo por mirarla unos segundos más.








15 comentarios:

  1. Esos encuentros! Pocas palabras, tanto por sentir.
    Magia.
    me lleva de viaje también...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eran encuentros de palabras también...
      palabras piel y risas...
      mucho de todo!
      nunca demasiado
      siempre nos faltaban cinco minutos más
      y también horas de sueño! jajaja

      Eliminar
    2. Lo decía por la narracion del encuentro, imagino que habia palabras, piel...todo! Porque solo así suceden.
      Las horas de sueño solo se notan cuando uno la pasa mal, al menos así lo veo yo.
      ;)

      Eliminar
    3. si!
      al otro día, trabajando!
      (eso si, con la sonrisa pegada en la cara...)

      Eliminar
  2. Tu tienes buenas buenas viajas historias que contar.

    Siempre me quedo mirando hasta que el bus desaparece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. m siempre decía: "si lo contara no me lo creerían..." je.
      el bus, el taxi, el barco
      y siempre con esa sonrisa clavada en la cara...

      Eliminar
  3. "Por una mirada, un mundo;
    por una sonrisa, un cielo..."

    Qué buena historia para volver. Qué hermosa hora la madrugada.


    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, me fui de Bécquer a mi más ingenua adolescencia... Me acordé de un verso que decía:
      Por
      1 beso de tu boca
      2 caricias te daría
      3 palabras que demuestren
      4 veces mi alegría
      ...

      Y sigue hasta 10, como no me acordaba bien lo busqué y acabo de enterarme que no era sólo una frase de señalador, sino una canción de un grupo llamado Saiko... Al que no conozco de nada. Cosas que pasan.

      Me quedo con Bécquer, aunque ni él supo responder a eso.
      :)

      Eliminar
    2. quizás chico se acerque...

      https://www.youtube.com/watch?v=dk8arhNQta0

      (estoy esperando escucharla en la voz de bethania...)

      Eliminar
  4. Una historia con gran sensibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias correcaminos.
      muchos tés y desayunos compartidos también.

      Eliminar
  5. me senti como... incluida en una reunión de a dos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quimera!
      no me hagas (más) propuestas indecentes!!
      vos sabés que soy un tipo débil!

      un beso
      (y una alegría volver a verte por acá...)

      Eliminar