no queda sino batirse...







jueves, 7 de diciembre de 2017

la tertulia

la tertulia fue un barcito de montevideo.
no tenía una decoración especial, no era uno de los antiguos bares y cafés de montevideo.
no tenía el prestigio del sorocabana ni del café brasilero.
era un bolichito de mesas simples, de cármica, y ni recuerdo que tipo de sillas (creo que hasta un banco largo contra la pared tenía en una mesa de adentro)
su particularidad residía en que abría solo de noche.
abría al caer el sol y cerraba cuando se iba el último cliente, aunque no recuerdo haber visto amanecer allí.
tenía un par de tragos con nombres exóticos - pantera rosa, príncipe azul -  que nadie pedía, y cada tanto sacaban para los asiduos unos platitos con papas fritas con orégano.
cerca estaba juntacadáveres, un antro con agujeros en las paredes, sucio y oscuro, con música en vivo, más bien frecuentado por la juventud alternativa, y aunque compartían público que iba y venía entre ambos durante la noche, no era santo de mi devoción.
la tertulia quedaba en la calle rivera, entre una funeraria y un colegio judío. sin dudas un lugar muy tranquilo a la noche...
allí presencié el inicio de la primer guerra de bush padre, televisada en directo, aunque en realidad lo único que se veía eran unas rayitas brillantes en un cielo verdoso y un resplandor en el horizonte que se suponía irak. cerca de las dos de la mañana.
por la tertulia desfiló gente maravillosa.
no solo estudiantes desertores y trasnochados como uno, que los habían. también gente del teatro. y que luego lo sería. compartíamos mesa con un ahora laureado director, que en aquella época pretendía ser músico y arrastraba una guitarrita. algunos músicos que después tocarían en grandes bandas (grandes para el uruguay) como los buitres o el peyote asesino. era habitual encontrarse con darnauchans compartiendo mesa con una amiga muy maquillada, de pelo plateado. marosa di giorgio. heber scariato, con sus cartas de tarot y su escándalo de mariposa - que luego sacó susurros, la primer revista de encuentros amorosos publicada en suelo oriental (un personaje aparte). periodistas noctámbulos. en fin, toda la fauna nocturna que uno pueda imaginar se daba cita  en la tertulia.
un bar para terminar la noche, sin que nadie viniera diciendo

"a ver si apuran, que hay que cerrar..."






no tengo fotos para mostrarla, busqué pero no aparece nada (existía internet?). si alguien tiene alguna avise.

traducción de la cancion de joni mitchell acá

15 comentarios:

  1. buen recuerdo de uno de esos lugares donde se fue feliz... y uno ahora se da cuenta ja...

    Peyote, buena banda.... saludos noctámbulos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en aquel entonces también!!
      jajaja
      era muy disfrutable...
      hay un montón de pequeñas anécdotas de esos bares...
      abrazo!

      Eliminar
  2. El otro día estuve comiendo en un nuevo restaurante de aquí de Córdoba que se llama La Tertulia. Me tengo que enterar si tiene que ver algo con la Montevideo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tengo entendido que los dueños emigraron.
      uno de los mozos se fué a parís.
      quien te dice...

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. no recuerdo haberla visto cerrar nunca.
      si amanecer y decir "me tengo que ir..."

      Eliminar
  4. La belleza de algunos lugares no está en su arquitectura ni en su decoración, sino en las personas que los llenan.

    Una semblanza muy bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sin duda angie.
      y en los momentos compartidos...

      Eliminar
  5. Se ve que eliges bien donde pasar los ratos.

    ResponderEliminar
  6. Yo fui un devoto del viejo Mvseo Rock de San Telmo. Mezcla de bar y boliche rocanrolero. Después se mudó a Caballito, donde también fui habitué, y ahora está en Liniers. Ahí me modificó la vida para siempre, y ahora temo volver.

    Pero, cruzando el charco. ¿Tiene algo para decirme de Laskina?
    https://frodorock.blogspot.com.ar/2014/06/ineditos-de-ayer-laskina-super-show.html

    Buena temática
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je, algunos lugares mejor evitarlos en algunos momentos...
      laskina era un boliche de conciertos. nunca fui.
      le tengo idea a quien fue su dueño...

      Eliminar
  7. Son lindas las anécdotas de bares, pero me da una fiaca hacer memoria...
    Gracias por contar las tuyas.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo soy medio funes...
      sólo que por defecto congénito me parece que voy cambiando detalles.
      las cosas cambian en mi memoria...
      creo...

      Eliminar
  8. Suele pasar ese final, my a menudo.
    Besos.

    ResponderEliminar