no queda sino batirse...







miércoles, 14 de junio de 2017

amable...





















la vio en la vereda de enfrente.
él esperaba para subir al bus con un grupo de viajantes al que llevaba a una feria del agro.
ella estaba parada en la puerta del hotel (un hermoso hotel, el esplendor de rosario).
él estaba mal dormido, la noche anterior había sido una buena noche...  muy buena.
ella destacaba entre las demás con esa belleza y con la seguridad de las mujeres que se saben lindas.
vestía una camisa blanca y una falda oscura muy corta, que dejaba ver unas piernas largas y bien torneadas, de una piel muy clara. no parecía tener medias.
hablaba por el móvil sosteniendo su abrigo bajo el brazo, consciente de las miradas e ignorándolas (o no).
él la miraba.
y sí, claro.
todas las miradas estaban en esas piernas. todos sabemos la testosterona que se acumula en esos buses de ferias, congresos, seminarios.
ella calzaba unos zapatos negros, brillantes, de taco alto, con una escandalosa suela rojo fuego.
ella cortó la llamada y sus miradas se cruzaron.
el no pudo resistirse y cruzó san lorenzo esquivando el tráfico.
todos vieron cuando se acercó y le dijo algo al oído.
tres, cuatro segundos.
todos vieron sus sonrisas.
todos lo miraron subir al bus con la boca abierta.


- paahhh!!  sos un tiburón!! que le dijiste?? ya arreglaste para la noche???

- no. le avisé que el zapato todavía tenía la etiqueta pegada...








15 comentarios:

  1. Como nos gustan las piernas... Y no sirven para nada no? Jaja...

    Y los tacos altos 👏👏.... Somos muy fetichistas al final...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmm...
      discrepo en lo de servir!!
      y si, igual las prefiero descalzas!!

      Eliminar
  2. Jajaja, sí, muy amable, pero ya podía haber intentado algo más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. justo justo después de esa maravillosa noche??
      no creo que a este torito le diera el cuero!!
      jajaja
      (igual el espíritu deportivo estaba ahí, yacente...)

      Eliminar
  3. jaja lo mismo pensé, se aguantó porque no le quedaban fuerzas, o porque ¿para qué?
    muy divertido el desenlace. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cosas veredes...
      después se durmió en el bus...

      Eliminar
  4. Jajaja! A mí me hubiera conquistado por completo ese tipo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dicen que tiene cierta facilidad.
      y eso que es bastante feito...
      ;)

      Eliminar
  5. Perdón, olvidé decirte: gracias por el link de cabeza de moog sobre la obligatoriedad del compromiso y la dedicación al estudio. MUY bueno. Pienso lo mismo...

    Escribí pronto!

    ResponderEliminar
  6. Jjajajaaj qué final más bueno, me sacaste sonrisas jajaajajaj, quién iba a imaginar eso jajajaja.

    Gracias por el vídeo que me has regalado y por visitar mi blog, me encantó conocer el tuyo, un placer.

    Nos seguimos leyendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa canción de caetano siempre me emocionó,
      y tu entrada sobre tomarse el tiempo...

      Eliminar
  7. Sí, la adicción es "sólo por hoy". Pero te digo que recién con la medicación esta que comento tengo mucho menos impulso de beber! (la merca la dejé hace 6 años). Disculpá que te responda acá, no sé si me leés si respondo en mi blog jjaja.

    Escribí pronto, actualice!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro. no digo que sea fácil. a veces la qúimica también ayuda. lo que digo es que si no hay una cabeza atrás de la química, un esfuerzo consciente (con los años se transforma en una costumbre y solo necesitamos "cortar" ese impulso) la farmacia por si sola no es la solución.
      y si. soy viejo y además anticuado. suelo revisar los comentarios que podrían tener una devolución. a veces de mucho tiempo atrás.

      Eliminar
  8. Vamossss... A escribirrrrr... Saludos 🙋...

    ResponderEliminar