no queda sino batirse...







viernes, 19 de mayo de 2017

llueve

y aunque hoy no es jueves...



me moriré en parís con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
me moriré en parís -y no me corro-
tal vez un jueves, como es hoy de otoño.

jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

césar vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos…


recuerdo que era un adolescente cuando escuché a sobrino recitar este y otros poemas de vallejo en el teatro del iava (después entré a formar parte del grupo de teatro - mas como coto de caza que como actor). 
y empujado por dina diaz -  una maravillosa profesora de literatura, de esas enamoradas de las letras y de la enseñanza, quien me obligó a leer y a hacer un trabajo sobre vallejo a pesar de mi insistencia en que no me gustaba la poesía, - entré en este pequeño gran mundo .
cuanta razón tenía dina, y aunque aún hoy sostengo que no me gusta..
sin embargo, je, por acá aparecen tantos poetas...
 
pero no se confundan por el poema, 
con lluvia, con vallejo, con esta falta de luz...
así y todo me gusta la vida...
aunque sea de barriga

jueves, 18 de mayo de 2017

espejo distorsionado

que las tardes de lluvia son maravillosas
que las certezas nos llevan a aceptar eso de trágico y sereno
que esas mismas certezas vuelan cuando el amor nos llega
que no hay miedo que resista un beso
que nada es para siempre
que las tardes de lluvia son maravillosas

martes, 16 de mayo de 2017

eso

mi cansancio
mi angustia
mi alegría
mi pavor
mi humildad
mis noches todas
mi nostalgia del año
mil novecientos treinta
mi sentido común
mi rebeldía.

mi desdén
mi crueldad y mi congoja
mi abandono
mi llanto
mi agonía
mi herencia irrenunciable y dolorosa
mi sufrimiento
en fin
mi pobre vida.



lunes, 15 de mayo de 2017

se mueve, se juega...

pero parece que somos cinco en la cancha.
será que hay que correr?
será que nos da el aire para mover los dedos y seguir escribiendo?

o sólo es que los extraño...

salú!
y buena vida
f