no queda sino batirse...







viernes, 26 de abril de 2013

amanecer...



 a las nueve de la noche se bajó del remís, un poco aparte del grupo reunido frente a la entrada de aquel hotel perdido en las afueras del pueblo.  única mujer en un par de kilómetros a la redonda pasó entre los viajantes que miraban su uniforme - o la silueta que se insinuaba debajo - mirando hacia otro lado.
puede que en el silencio se escuchara un "me atiende, doctora?" o no. quizás solo causó curiosidad su solitaria llegada.
el esperaba aparte, no quería que la ansiedad provocada por la demora de su llegada lo delatara. su sonrisa es demasiado evidente cuando se encuentran. los cables que los unen son casi tangibles.
ella se demoró en la entrada, había algún problema con la combi que la pasaría a buscar en la madrugada.
el se demoró en la cena, un proveedor con quien no podía quedar mal se empecinaba en sacarle información.


el amanecer la encontró sonriendo en la ruta. dando cabezazos - dice ella, o cabeceando - dice el. indecisa sobre si ir o no a trabajar. la memoria de la noche pegada en la piel, las piernas doloridas, la imagen de un hasta luego y de una sonrisa y de un beso a las cinco y media de la mañana. la extraña satisfacción de verlo esperando a que la combi se perdiera de vista, soportando el frío de la madrugada solo por mirarla unos minutos más.






20 comentarios:

  1. /Reservado (solo quería tener el primer lugar. Más tarde comento, querido f.)



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero más vale tarde que nunca. No mentira, desconfíe de los refránes generalistas... Solo sirven para hacer de compadre por un rato o intentar conquistar a una muchacha, el resto del tiempo déjelos en el cajón.

      Pero volviendo al texto, que lindo extraviar las horas de esa manera...
      No sabe cuánto añoro volver a perderme así.

      Eliminar
  2. Ahora se va entendiendo el porqué de la ausencia...Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. un día de estos vamos a hacer algo juntos.

      por cierto, no me mandaste la invitación.

      beso

      Eliminar
    2. Ponele fecha.

      Te mando mail.

      Eliminar
  4. me gustan esas sonrisas evidentes
    que empiezan en la noche y continúan al amanecer
    tienen esa calidez que combate cualquier frío

    ResponderEliminar
  5. estas sonrisas son un continuo, ro.
    y es así, no hay clima, no hay tiempo ni distancia que las pueda alterar.
    ni siquiera los humores,
    basta verse y sonreir
    abrazo!
    f

    ResponderEliminar
  6. Me gusta cuando el motivo para dejar que el día empiece frente a uno es tan bueno, que ya no hay frío o sueño que importe.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Uy uy uy, como volvimos, eh.
    Bo, durante todo este tiempo de ausencia, te mandé mail, y nada. Absolutamente ni una respuesta miserable. (¿Sabés lo mal que me sentí?)
    Ahora tendrás que remediar el dolor.
    Cambié de formato. Porque cambió un toque mi vida. Ya no pertenezco tanto a Juanita, pero si lo dicen en voz alta todavía me sigo dando vuelta porque dos por tres me siento así. El V, es por no poner Valentina. Una vez me dijeron que era un nombre de fantasía, y desde ahí me da como cosa. Nombre de princesita trucha, blanquita y de pies suevecitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y no sos una princesita blanquita y con los pies suavecitos??
      me pinchaste el globo!
      no me castigues!
      no vi mail ninguno! si hasta me fuí a revisar el spam por las dudas...
      dale, invitame a un café que la remo...
      y si querés te dejo rasparme con los pies.

      Eliminar
  8. Excelente post amigo, muchas gracias por compartirlo. Te quiero invitar a mi nuevo Blog de Cine de Terror que seguramente te gustará, espero tus comentarios en:
    http://terror-en-el-cine.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. excelente comentario, amigo. muchas gracias por compartirlo. te...

      Eliminar

  9. qué lindo cuando esos cables invisibles se vuelven casi tangibles. y qué dolor cuando amanece. me alegra que haya vuelto, señor f

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es una sensación increible
      este fué un hermoso amanecer,
      he aprendido que la promesa se cumple...
      beso

      Eliminar