no queda sino batirse...







viernes, 4 de mayo de 2012

bus



sintió su inconfundible perfume, mezcla de armani y hembra en celo, un cuarto de segundo antes de que lo golpeara su voz:

- que hacés? quien te ha visto y quien te ve...
- jimmy.
- dónde metiste la mano? (media sonrisa canalla)
 - las nuevas adicciones implican nuevos riesgos. (media sonrisa tirando a entera)
- no te mató la papa y te vas a matar corriendo...
   que hacés vos con esa pinta de paloma ejecutiva?
- y...  garpa. hay que venderse.
         para vos no hay años...
- la buena vida...
- si. dicen que es muy buena para la piel. cuanto tenés ahora? treinta y cinco?
- y seis.
- y que hacés?

el descanso del ómnibus ya estaba lleno, y estaban lo bastante cerca el uno del otro como para sentir el calor de los cuerpos.

- lo de siempre. un poco de internet, algunos locales que me están salvando de la crisis en europa.
    a vos que te pasó? cerraste?
- vendí. ya va a hacer dos años. me pasé a las ocho horas. la cocina te esclaviza.
- no jodas. esclavo sos ahora.
- si. pero por un ratito...
   hasta donde vas?
- acá nomás.

él se inclinó y olió su cuello

- seguís oliendo bien.
- dale, bajate y tomate un café en casa...

24 comentarios:

  1. Todos en mayor o menor grado somos esclavos, si eso significa ponerle horas a un laburo. Yo también he elegido ser esclava por un ratito, menos de 8 –esto me lo permite haber estudiado- y después soy realmente libre en cuanto a laburo se refiere. Las ataduras no laborales que me quedan las voy cortando con un piquito afilado que me compré con lo que gano como esclava en el trabajo. Y así lentamente y adaptada al sistema soy cada día un poco más libre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. soymas libre ahora que cuando era patrón. pero lo que me dió la cocina, en un proyecto empezado de cero, es saber que soy capaz de hacer algo sin necesidad de un jefe. y eso te da otra perspectiva de las cosas.

      Eliminar
  2. Estoy tratando de cortas las cadenas de lo laboral... Me cuesta, y a veces puedo pasar por mediocre, pero mi vida no esta en esas 9 horas díarias que muchas veces se convierten en 12 o fines de semana. Y no hay salario, ni bonos, ni horas extra que me devuelvan la vida que queda sin aire ahi adentro. Hay cosas que para mi, no tienen precio. Pronto quien te dice, en una de esas, brasil for ever. Beso!
    Hace poco tuve uno de esos encuentros, y pasamos mas de un café. De vez en cuando estan buenas esas sorpresatas! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay un momento para todo.
      si sentís que podes hacerlo el momento es ahora.
      cuando juegan otros factores, hijos compromisos asumidos, se hace mas dificil.
      y si, fue bueno el cambio de ruta...

      Eliminar
  3. Lo peor del trabajo, cuando sos independiente, son dos cosas: cuando falta o cuando tenés mucho, pero no podés/querés parar pq no sabés cuándo te toca una racha así de nuevo. Rara vez andás por el medio. La otra noche hablaba con un fotógrafo y decía: "Yo trabajo de milagro hoy" Lo decía entre preocupado y asombrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para mi lo peor siempe fue la incertidumbre de saber si la gente que dependía de mi iba a cobrar en fecha. que siempre cobraron. miedos irracionales, no se...

      Eliminar
  4. A mí me interesan más las partes en las cuales se huelen, se presienten, se sonríen, y esencialmente se encuentran :)

    Beso a pura sonrisa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro que si, andrea.
      hubo mucho mas lenguaje no verbal que verbos...
      :)
      besos

      Eliminar
  5. Un encuentro donde los sentidos se alertan y rememoran, y el presente como una excusa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. casualidades de la vida, que bueno que montevideo es chiquito...

      Eliminar
  6. Mientras te deje tiempo para un café en el departamento de alguien .... todo bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y el bus te roba tiempo pero te sirve de excusa!
      ah... vos decías el trabajo...
      igual para café no hubo tiempo.

      Eliminar
  7. ciertos olores (de cuello, para ser más precisa) esclavizan más que el laburo, de ahí lo del café que no hay que tomar , que hace mal a la salud pppfffffjaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo había escuchado decir que ciertos pelos...

      Eliminar
  8. wow!!! jimmy? quiero la historia completa!!!
    los olores del cuello, esos disparadores de pasiones...
    café? alguna vez toman café los orientales? pensé que no dejaban el maté ni durante el sexo.... jajajaja
    un beso y me alegro por tu alegría inesperada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jimmy es una mujer increíble. mas que un post se merece un capítulo aparte en la novela sobre la vida de este individuo. (ya vendrá, je)
      los olores... otro. algo de perro debés tener, me decía m y movía la cola.
      y no, no tomo mate. :)
      besos
      (no me dijiste si te gustó el parabens...)

      Eliminar
  9. ¿En Uruguay se dice café?

    Encuentros de esos una vez al mes y todos seríamos mas felices (menos los que suelen tener uno de esos cada semana).

    Es lo que dice la famosa frase; yo trabajo para vivir, no vivo para trabajar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en uruguay, guille, como en todas partes del mundo, las mujeres dicen una cosa cuando quieren decir otra...
      abrazo!

      Eliminar
  10. tomar un café... después que le subió el ego al cielo... esa no me la creo yo... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es una manera de hablar...

      Eliminar
    2. lo sé mi querido f, poca gente es tan cinica - como tu servidora - para decirlo directo
      :p besos muchos

      Eliminar