no queda sino batirse...







viernes, 22 de julio de 2011

cruzando el charco

el fin de semana pasado, aprovechando el feriado largo, crucé el charco hasta la reina del plata.
voy a dejar de lado los comentarios futbolísticos acerca del hecho que convirtió a esta reina en plebeya (al menos por unos momentos) y destrozó los inflados egos de nuestros hermanitos mayores.
mi intrascendente reflexión viene por el lado de la naturaleza.
al salir el sábado el ríocomomar estaba relativamente picadito, sobre todo en las márgenes orientales, era temprano en la mañana y se veían las olas, lo que hizo que el cruce fuera "divertido".
el lunes al volver ya era de noche, y el barquito volvió saltando sobre las olas. saltando. la mitad de las veces estaba casi en el aire. cuando caía te despegabas del asiento.
entre lo negro de la noche, el mar que con unas olitas de rio zarandeaba la nuez, el viento y la lluvia que eran lo único que se veia caer sobre las ventanas, y los vómitos del ochenta por ciento de mis compañeros de fortuna, me quedé pensando: 
como será una tormenta en serio, en alta mar, en el océano, donde la piedra mas cercana está a mil kilómetros y demasiadas horas?
y que habrán sentido los dementes que se embarcaron en aquellos barcos a vela, sin destino cierto, suponiendo que al otro lado del mar habría "algo"?


















salú!
y buena vida...
f

ps: "no maldigas del alma que se ausenta,
      dejando la memoria del suicida.
      quien sabe que oleajes,
      que tormentas,
      lo alejaron de las playas de esta vida..."

8 comentarios:

  1. Yo cruce dos veces, una de ida y otra de vuelta; imposible mirar para fuera, el subir y bajar de las olas es insoportable! A la vuelta había tormenta, pero me dormí todo el viaje... Y si, definitivamente dementes los del barco a vela, pero imaginate largarse tipo Tom Hanks en náufrago, con una balsita de madera!

    ResponderEliminar
  2. Jamas tuve experiencia, ergo no tengo idea de lo que puede ser.
    Pero estoy de acuerdo en algo, al otro lado nadie los esperará...

    Saludirijillos.
    Z

    ResponderEliminar
  3. ale: a mi me gustan las olas, pero esto era como surfear en vómito. y en realidad, a los que se subían a las carabelas y a la mayoría de los barcos de esa época, los reclutaban entre lo peor de la city, cárceles, condenados a muerte, desesperados con mas hambre que conciencia. los dementes eran los capitanes.

    deta: muy buen guiño, para quienes no lo entiendan, pueden escuchar esto (que por casualidad fue subido por alquien apodado deta):
    http://www.goear.com/listen/1e5130a/ni-siquiera-las-flores-e-darnauchans

    abrazo

    ResponderEliminar
  4. Crucé una vez, quede idiotizado mirando por la ventana de atrás del barco, como salia el agua toda "arremolinada" (???????) desde las turbinas. Cuando volví en mi habíamos llegado.
    Entrometiendome en la conversación que mantenía usted con ale, las carabelas no eran selladas, por lo que se filtraba muchísima agua y hacia que el arduo trabajo de baldear y baldear agua (que de por si marea un poco) constante y vital.

    Me encanto la cita, imagínese una noche en alta mar, filosofando bajo las estrellas y darnauchans sonando de fondo...

    Abrazo (de gol, si se puede)

    ResponderEliminar
  5. Piratas.

    No tiene nada que ver pero me pegaste decir "buena vida" cuando me despido!

    ResponderEliminar
  6. Mi papá siempre me decía que los viajes en barco despertaban inquietudes por cosas antiguas.
    Ahora que te leí me acordé de eso.
    f, feliz día del padre.
    Ojalá que te regalen muchos besos.
    Abrazo, botija.
    (¿No estás emocionado por el partido de mañana?, igual, como el de Argentina-Uruguay, no hubo)

    ResponderEliminar
  7. javi: panza llena, platos limpios y un buen vino. calor y cielo estrallado. buena música y amigos. esto suena demasiado a vacaciones!!!
    si, me encantaría tener un velerito.
    (y se pudo)

    conejo: es un lindo deseo.

    juanavalentinaquerida: "los viajantes, algo buscarán, horizonte que nunca llega y nunca llegará..."
    gracias, asi fue. el mar está demasiado revuelto para salir a comprar regalos.
    el partido estuvo bueno, y aunque no soy demasiado futbolero, si me generan cierta ansiedad. ese partido fué la final anticipada.
    abrazo, doña... ;)

    don petardo: claro! y además esta el viaje.

    abrazo para todos...
    f

    ResponderEliminar